LA MOTO

Tenía muy claro que sería una máquina nueva. No quiero amargarme un viaje o fastidiar al compañero con averías de moto cacharrosa. Lo barato sale caro. Con segundas manos, sólo se consigue gastar más aún y encima no conseguir los objetivos.

Malas experiencias con KAWASAKI, me hicieron decantarme por empresas de reconocida calidad. Por lo que la selección se reducía a HONDA y BMW. Otras marcas exóticas, además de los problemas que dan,  no encuentran recambios en países del tercer mundo. La japonesa y alemana sí tienen asistencia enderrodor del orbe.

Teniendo en cuenta que debería ser una “trail”, de HONDA no me gustaba su modelo TRANSALP además de ser algo ingobernable.

En cambio BMW dispone de tres modelos muy escalados. La primera es la F 1200 GS, un monstruo, imposible de mover varada en la arena del desierto. Su precio en torno a los 18000 € más extras la hacían inalcanzable a mi bolsillo. Por muy buena que sea, su precio es descomunal. Podría comprarme dos coches nuevos y no pasaría frío. Incómoda en la ciudad y demasiado llamativa para los ladrones. Su motor boxer le da un aspecto impresionante.  Sólo apta para amantes de las motos y ganas de llamar la atención. Aquí la vemos equipada.

Después la F 800 GS, bastante menos pesada que la anterior, puede que sea la máquina  perfecta para trotarla por esos mundos de Dios. A mí no me quedó más remedio que desecharla pues es más alta que la anterior. Su precio 10.000 €

Hace poco ha nacido otra hermanita, es la G 650 GS, es de 650 c.c.  cuya potencia es de 41 CV. La verdad es que sobran caballos de todas formas, pero la altura del asiento y que es monocilíndrica me hizo desecharla. Tampoco me gustó el excesivo traqueteo de su motor.

Así que la F 650 GS ES LA ELEGIDA.  Su precio razonable de 8000 € (sin extras) y su asiento (posición baja) la hacían perfecta para mi. Su motor es de 800 c.c. a pesar de llamarse “650”, y le brinda 71 CV de potencia que son más que suficientes para subir la carretera más empinada de Perú con todo el equipo.  Es bicilíndrica lo que elimina el traqueteo bastante. Como mayor defecto que le vibran las estriberas demasiado.

Mi compañera de viaje es la F 650 GS.  Su nombre CHEROKEE.

Lo de CHEROQUEE viene de los indios. Esa idea de aventura salvaje en medio de la naturaleza, ese carácter indomable orgulloso.

ACCESORIOS

Con 8000 €,  sale justita del concesionario. Le puse caballete central, puños calefactables con protectores, alarma, y ordenador a bordo.  También ABS.  Con esa configuración tenían una en Madrid, de alguien que, tras pedirla, debió quedarse sin empleo y renunció  al anticipo. Me llamó el vendedor de BMW y me lo dejó todo por 9200 €. Tuve suerte: el ABS ya vale solo 800 €.

HISTORIA:

Mi primera moto fue una MOBILETE de 49 c.c.  Con 17 años vivía en un pueblo con 700 habitantes en invierno (y eso contando al cura…) Con las ganas de marcha que se tienen con esa edad y dado que la “vida nocturna” se reducía a los murciélagos, tenía que hacerme de una moto como fuese para poder irme a la discoteca de otros más grandes. Me la vendieron por 16.000 ptas.

La primera vez que salí con ella, (y palabra que no bebí ni una gota de alchool) me salí de la carretera y me la pegué. Conducía de vuelta en la noche. Me quedé mirando las lucecitas de otros pueblos en la oscuridad, solo fueron unos segundos pero suficientes para acabar en la cuneta. No llevaba ni carnet, ni seguro.  Le di un uso de unos meses hasta que acabé destrozarla bajando al campo con ella.  Creo que todavía quedan restos en el cortijo.

La segunda fue una PUCH CONDOR de 49 c.c. Tenía 21 años. Me dieron la noticia mis padres en la mili.  Me duró hasta los 23, edad con la que me fui a trabajar a Barcelona y me la llevé conmigo. Me la robaron al poco tiempo. La dejé con un candado normal de ferretería. Primero chorizaron el tapón del depósito de plástico que va sin llave.  Tonto de mí, debí comprender que vendrían a por ella, y eso ocurrió, precisamente,al día siguiente.

La tercera, fue muchos años  más tarde. Tenía 31 años.  Para entonces me había puesto a estudiar a la vez que trabajaba. Recuerdo que estaba en mitad de la carrera cuando la compré. Ya tenía ingresos estables y un piso pagado. Así que me permití una KAWASAKI ZZR 600 nueva. A los cuatro meses de estrenarla, conducía por un carril bici, un conductor giró sin mirar y me la pegué contra él. Salté por encima del coche. La moto por su lado continuó su marcha en equilibrio hasta que se estrelló contra una farola. El mecánico me pedía 790.000 ptas por la reparación (¡¡me había costado 1.300.000 ptas hacía 4 meses!!) Decidí no arreglarla hasta ver si me daban la razón. (Ni yo ni él íbamos bien.)

Como suele pasar, las motos tienen las de perder. El informe policial daba la razón al coche y no había posibilidad de ganar en juicio. Como no pensaba gastarme ese dineral saqué la moto del taller (tras pagar pupilaje de 2 meses) y la metí en el garaje de mi primo. Yo mismo me la arreglé por 300.000 ptas.  No tenía ni idea de mecánica, pero como el motor estaba intacto,  me decidí  a comprar las piezas y montarla yo . No quedó bien del todo,  tenía algo torcido, no sé si el chasis o el manillar.

Luego tuvo una serie de averías que demostraron ser una muy, muy mala moto. Los de KAWASAKI tampoco se portaron bien haciendo pagar el pupilaje. No les costaba nada tener la moto dos meses, teniendo en cuenta que allí la había comprado. Así que jamás volveré ha acercarme a un concesionario de KAWASAKI.

Un par de años más tarde, mientras conducía empecé a escuchar un clin, clin, clin… y de repente cataclás! Paré y vi como brotaba aceite caliente y negro a chorreones llenado mi bota y abriendo un inmenso charco en el asfalto.   Se había soltado un pie de biela. ¡Tenía roto el cárter!

Dado que necesitaba otra para el trabajo, pues aún así tenía una hora en pleno atasco matutino de la Ronda de Dalt en Barcelona, me compré la HONDA CBR 600 con urgencia, ni el color me gustaba pero no podía esperar. Básicamente por no perder el trabajo.

A la semana siguiente el jefe me despidió por sorpresa y sin venir a cuento. Básicamente porque mi faena se la podía hacer un novato por mucho menos. Sabía que me la había comprado expresamente para acudir allí.  Le pedí una explicación, a lo que me contestó que no tenía tiempo.  Me había estado quedando hasta muy tarde trabajando.  ¿Y ahora no tenía tiempo, ni un minuto para darme una explicación? Le tiré los papeles del asunto que me había llevado a su despacho y me largué sin decir adiós.

Bueno a lo que iba: con ella me fui a Londres a practicar inglés durante un mes. No me dio ningún problema durante los 40.000 km que le hice en dos años.

Un día estaba trabajando donde podía controlarla con la mirada. Fui a comer, solo fueron 20 minutos, cuando regresé, me la habían robado a pleno día en el Paseo de Gracia de Barcelona. 9000 € tirados a la basura.

Esto y otros problemas personales me sumieron en una depresión. Mal, realmente mal estuve 2 días. De no poder levantarme de la cama.  Luego todo va pasando poco a poco. Me juré no volver a comprarme nunca más una moto o coche en una ciudad y menos en Barcelona.

Ya han pasado siete años sin moto. Ahora estoy más animado.  Tengo coche y moto. Todo está asegurado a todo riesgo y contra robo.

Esperemos que con la nueva BMW F 650 GS cambie mi suerte…

Anuncios
9 comentarios

9 pensamientos en “LA MOTO

  1. Anónimo

    Hola viejo amigo soy Jose Angel de Fuente del Arco , recuerdo cuando nos íbamos con las motos a Guadalanal , todo a canviado como me gustaria hacer rutas como tu, ahora quiero hacerme de una de 125 cc de carretera para empezar .Bueno un saludo de tu amigo.

    • ¡HOLAAAAAAA, esto sí que es una sorpresa! En cuanto te la compres me avisas y nos damos una vueltecita por ahí. Por cierto ¿como te has enterado de este blog?

      Saludos

  2. Hola hombre – te he visto en La Plaza de Espanya, Barcelona hoy 25/09/2012 te he preguntado donde vas y me has explicado un poco hasta el semafero ha cambiado color.
    Bon viaje motero
    Dom+3

    • ¡Que gracia me ha hecho que respondas!

      Nunca había dado mi página en un semáforo.Si te quieres apuntar al viaje dímelo y te espero!!!!

      Saludos motero!

      • Anónimo

        Lo Siento que no puedo esta vez – ninos y trabajo no permite una vida sparodica…;-)
        Pero si.pasas por bcn otra vez tienes una cama.
        Un saludo motero

      • dom

        Lo Siento que no puedo esta vez – ninos y trabajo no permite una vida sparodica…;-)
        Pero si.pasas por bcn otra vez tienes una cama.
        Un saludo motero

  3. Vaya con la familia!!! menuda excusa!!!

    A las excusas las pasa como al culo: todos tenemos uno…

    Cuando tengas una grandota, me llamas. Y nos vamos por ahí a comernos el mundo.

    Saludos,

    Manolo

  4. Anónimo

    Hola, soy Celso, yo he tenido dos BMW, la de 750 cc y la de 1000, ambas del modelo “K” antiguo, con las dos hice miles de kilometros y nunca tube problemas.
    De hecho, cuando pueda, me encantaría volver a comprarme una K-75 de 2ª mano, ya que con ese modelo me recorrí media España, con más de 100.000 kilometros y nunca me dio ningun problema, sólo se me fundió una vez una luz.
    Como sabes, por motivos familiares, de momento no puedo tener moto, pero espero volver a tener otra BMW.
    Rafagas desde el sur.

  5. Ernesto

    Hola Manolo, soy Ernesto, del viaje que estamos intentando organizar a los Balcanes.
    Somos de la misma quinta, yo con 40 tacos ya.
    En primer lugar, felicidades por la web, y que se llene de historias y aventuras que es lo que te gusta.
    Pero también felicitarte por la moto, una verdadera joya de la mecánica, guapa y potente, te dará muchas alegrías. Yo llevo una Suzuki Vstrom 650 abs, nueva también, ni 2000km tiene, por lo que podemos ser compañeros de viaje perfectamente. Tengo echo un viaje maravilloso por la Patagonia Argentina (soy argentino), le metí 8000 km a una honda de 90cm3, Econopower se llamaba, excelentísima máquina una pasada, fiel y fuerte hasta el día en que la vendí, que fue un día triste. Y desde entonces hace ya 15 años en que no dejo de soñar con repetir la experiencia y volver a la moto y todas sus sensaciones, emociones y demás cosas que por lo menos yo siento cuando me subo a una.
    Por lo que he leido has tenido muy mala suerte con las motos, entre accidentes y robos, una putada.
    Pero todo son rachas, y esa ya ha pasado, por lo que te diría que aunque dejes las llaves puestas, esa BMW te la cuidarán los ángeles y nadie te la tocará, ya has pasado lo tuyo, aunque no están demás las precauciones.
    Espero que sigamos en contacto con lo de los Balcanes y concretemos ese viaje que me parece que puede ser espectacular.
    Saludos y hasta pronto!
    Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: