LITERATURA MOTERA

001El mono motero lo suplo leyendo a los grandes ruteros. Tres volúmenes leídos dos veces han entretenido mi espera. Estoy sumido en un letargo, hasta que los astros se agrupen a mi favor y pueda irme por esos mundos de Dios a meterme en líos otra vez.

Los viajes de Júpiter” de Ted Simons fue el primero. Literatura de culto imprescindible para los navegadores circundantes del globo. En los setenta se subió a una moto buscando motivación para escribir. Y valla si la encontró. No fue el primero en hacerlo pero sí en contarlo de tal forma que cada vez se venden más ejemplares. Hay partes que pueden aburrir al lector ávido de acción porque son reflexiones personales. Sin embargo son sus mejores páginas desde el prisma literario. Constituyen estas partes ideas filosóficas, creerse un dios, los miedos y críticas al occidente civilizado.  Fue un viaje a su propio interior que le marcó para siempre. Citaré como ejemplo:

Los libros contienen muchas imágenes. En esta vemos a Ted a su llegada a Reino Unido, esperándole la Miss de aquel año.

Los libros contienen muchas imágenes. En esta vemos a Ted a su llegada a Reino Unido, esperándole la Miss de aquel año.

002Me parecía estar realizando otro viaje paralelo, un gran viaje de descubrimiento al interior de mi propio subconsciente. Me asustaba un poco esta idea porque me hacía pensar en qué clase de monstruos me encontraría allí”

Le acusaron de espía en Brasil privándolo de libertad durante muchos días. A punto estuvo de perder un ojo, cuando tiró de un anzuelo en el mar buscando comida. Se enamoró dos veces, de Malú y Carol. La primera chilena escritora y la segunda californiana que residía en una comuna hippie como mandaban los setenta. Ambas las perdió por continuar su viaje. También tuvo escarceos amorosos con Franchesca la policía brasileña de la que no estaba seguro de si en realidad lo espiaba. Y con Lulú, la profesora de danza. El mundo empezaba a cambiar deprisa y él pudo verlo a tiempo.

003Los sueños de Júpiter” fue el resultado de su segunda vuelta al mundo, ya con setenta años y fruto de su primer éxito ampliado en la red. Pasó por los mismos sitios para revivir las mismas experiencias y saber que fue de las personas que se encontró. Fue una desilusión.

Las personas que conoció son la esencia del viaje

Las personas que conoció son la esencia del viaje

Donde él recordaba un camino solitario de tierra atravesando selva, ahora era una carretera semi asfaltada frecuentada por un hervidero de personas, motillos, carros y burros, corriendo como locos, con puestecitos de comida a ambos lados. Los pueblos son ahora ciudades. Los hoteles con encanto que recordaba ya habían desaparecido y sus dueños muertos. Su viaje a bordo del carguero Zoe-G ya no era posible, ahora la moto iría en una caja de madera y él un vuelo comercial. Ya no gozaba de la fascinación nativa de quien no había visto a un europeo, sino que aquel mismo día ya varios motoristas habían pasado gastando dinero. Antes las fronteras se cruzaban sin papeles, ahora era una farragosa maraña de documentos sobornables que ni el mismo funcionario entiende bien lo que pide.

Citaré el siguiente párrafo como muestra:

Todo el lugar era extremadamente desagradable.: desde las cosas hasta las personas. Las mesas de chapa, todas diferentes, cojeaban precariamente, los asientos eran de plástico, el suelo de cemento sucio, la zona de detrás del mostrador parecía un fábrica de váteres malolientes y los tres jóvenes que aparentemente trabajaban allí pensaban, obviamente, que el trabajo no era digno de ellos. Quizá eran hermanos. Todos compartían las mismas facciones deformes. Finalmente uno de ellos me lanzó una mirad lasciva mostrándome sus labios caídos y húmedos mientras decía ¿qué quiere?

Se rompió la tibia en Kenia porque no pudo sacar la pierna del barro a tiempo y se la atrapó contra la maleta. Y la clavícula en centro América por un mal adelantamiento.

Pero no todo es desencanto en su segunda aventura. El peso de la edad y experiencia hace atesorar acuñados en su obra valiosos consejos para motoristas y viajeros, me quedo con este:

Conocía el principal secreto para sobrevivir, el ritmo de la marcha. Cuando más lento viajes más fácil será relacionarse y recibir la ayuda y el consuelo de la gente en cualquier lugar, de personas que solamente están dispuestas a dar. Cuando más lento viajes, mejor te adaptarás a los cambios de comidas, de climas y de costumbre, y menos te costará aprender el idioma. Cuando más lento viajes, más baratas encontrarás las cosas y sacarás mejor provecho de oportunidades inesperadas“.

004Un millón de piedras” de Miquel Silvestre es el tercer libro leído. Comienza su obra con una fea caída. Con el costado ensangrentado y dolorido llamó a su compañía aseguradora. Esta le patrocinaba regalándole la póliza de dicha moto. Sus pegatinas lucían en ella y ya habían sido vistas en varios reportajes. Le contestaron ¡que no aseguraban motos…!

Así empieza Miquel su relato. Pero ello le hizo conocer a la familia que lo cuidó. Años más tarde Miquel les pagó unas vacaciones en España.

Así empieza Miquel su relato. Pero ello le hizo conocer a la familia que lo cuidó. Años más tarde Miquel les pagó unas vacaciones en España.

Narra un par de viajes por África. Miquel es registrador de la propiedad, acostumbrado a textos legales carentes de imaginación bucólica. Por ello su obra adolece del atractivo místico de Ted. Sin embargo la prosa hace que valla al grano y no por ello merma su interesante visión particular, además no exenta de ironía. Así pues, contaba cómo al negro africano le importa un carajo sus propios niños hambrientos de barrigas inchadalas. Y de que las medicinas donadas por occidente deben pagar tasas al propio Estado que las recibe.  Para Africa, occidente es la ubre a la que ordeñar.

En definitiva, libros imprescindibles para los trotamundos enamorados de las dos ruedas.

Saludos,

zoe G

El carguero en el que Ted viajó desde Africa hasta América junto a su moto. Un travesía de ensueño donve veía a los delfines y peces voladoes. Algo irrepetible ahora.

 

 

 

 

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: