Sahara, Crónica 11ª. Reflexiones.

003Hoy cuento diferentes aspectos que me parecen interesantes compartir:

Mendicidad: No di una sola moneda a ningún niño que se me acercase a pedir. Me pasó varias veces a la puerta de hoteles mientras descargaba la moto. De haberlo hecho hubiera sido la peor acción con Marruecos y a sus generaciones posteriores. Allí todos tienen plaza escolar pública y gratuita. Dar dinero solo implica que esa mañana les haya salido rentable no ir a la escuela y que al día siguiente estén él y sus compañeros a la caza del turista. Ese niño podría llegar a ser médico, en lugar de acabar pidiendo en las estaciones.

Si de verdad quieres ayudar, hay muchas organizaciones para dar dinero, ropa o lo que sea, pero por favor no des jamás dinero a un niño. Ello no le sacará de la pobreza. Y eso suponiendo que sea pobre realmente, pues muchos se quitan los zapatos y despeinan a escondidas de sus padres que creen que están en el colegio a esas horas.

Alcohol: el marroquí tiene prohibido beber pero solo si es nacional de Marruecos. Así por ejemplo un árabe alemán sí que podría. No obstante las autoridades son muy permisivas. Ellos perciben esa norma legal y coránica como que ya la respetan durante el Ramadán, por lo que no hay que seguirla a rajatabla el resto del año. Es común que se organicen fiestas particulares donde los extranjeros ponen la bebida y ellos la comida.

Busqué cerveza en bares de aeropuertos internacionales como Casablanca o Nador y no tenían. Solo en grandes supermercados o restaurantes caros, era posible. Su precio es mucho más alto que en España. Lo cual hace que sea inalcanzable para el marroquí medio. Conviene llevarse una botella de whisky barato (Dic 8 €) y cambiarla por el doble.

Conducir: las carreteras son sorprendentemente buenas, solo les falta el arcén para igualarse a las europeas. De hecho tenemos comarcales peores que las suyas. Otra cosa es la forma de conducir del marroquí, donde manda el más fuerte. Casablanca es lo peor de lo peor. Hasta un autobús golpeó mi maleta sin detenerse. Las autopistas son cruzadas por peatones y circular de noche en zonas rurales, es casi un suicidio por la posibilidad de que vacas, burros, perros o camellos anden en medio.

Sus autopistas son todas de peaje. En sus estaciones de servicio el trato es exquisito. Los empleados consideran al conductor como clientes VIP. Ello debido a que sus peajes, aunque bajos para nosotros, son prohibitivos para ellos. Así solo turistas o ricos las usan.

No hay controles de alcoholemia por razones obvias. En cambio los de velocidad son constantes. Conviene regatear la multa. Ese dinero se lo queda el gendarme. De 70€ se rebajó a 20€ porque ellos eran motoristas igual que yo.

No grabes ni saques fotos de nada que sea “oficial” o “publico”. Menos aun controles o cuarteles. De eso tengo buena experiencia…

Hoteles: aunque pueda parecer que es más barato, no es cierto. Lo que pasa que es posible alojarse por 5€ en auténticos cutreríos, que en España estarían prohibidos por Sanidad. Lo cual hace que aquí ninguno baje de 40€. De hecho un Ibis que ronda ese precio en la península, me costaba 72€ en Casablanca.

Regateo: hay que pensar que en España tampoco tenemos precios exactos: vemos unos zapatos a 100€, en rebajas a 60€ y en liquidación a 10€. Por lo tanto el precio no es siempre el mismo aquí tampoco. También si te llevas dos te regalan no se qué. Y también se regatea en cosas de muchísimo valor, como la compra de un coche o un piso. De modo que en Europa no estamos tan alejados de ellos en este sentido.

Es más la gasolina tiene el precio prefijado, los hoteles lo indican por escrito y aunque intenté rebajarlo todos me dijeron que no. Lo mismo para la comida: esperaba en una frutería y la clienta precedente  pagó sin amago de rebaja.

Donde sí se regatea es en los bazares de artilugios como alfombras o cuero. Estos comerciantes ganan una barbaridad, nada que ver con el jornalero campesino. Por ello no hay que tener “lástima” Ellos ya te habrán juzgado nada más pasear por frente su negocio. Con un “¿de dónde eres?” y “¿tu primera vez en Marruecos?” ya sabrán lo que estás dispuesto a pagar. Si eres sueco, la primera vez y conduces un Volvo nuevo, lo tienes muy difícil…

Lo mejor es tener mucho tiempo, la prisa mata. Una hora es lo normal para sacar el precio mínimo al que está dispuesto a vendértelo. No dejarse engatusar porque el dueño ponga a sus tres dependientes a sacarnos alfombras, o que nos inviten a té de mientras. Una táctica de ellos, si hay dos dependientes es que uno hace de “malo” irritable acusándonos de locos con el bajo precio que ofrecemos y el otro de “bueno” explicándonos  que no puede ser por bla bla bla.

Una estrategia nuestra es el pujar por un par de artículos antes, que no nos interesan. Así ven que no tenemos reparo en decir “No”.

De todas formas hay que pensar que cualquiera de sus géneros se pueden comprar en España, en tiendas autorizadas, con factura, garantías de devolución y certificado de autenticidad. Para sacarlo más barato en Marruecos hay que estar horas regateando. Además luego hay que traerlo a casa en maletas ya abarrotadas. Incluso problemas en la aduana. ¿Interesa comprar allí?

¿Aventurero o Turista? ¿Qué somos en realidad? Este es el círculo:

A) viajes organizdos

B) viajes organizados aventureros

C) a tu aire en vehículo propio

D) mochileros

Sin título-2 copia

A) Viajes organizados. En el primer caso tenemos el viaje organizado con todo previsto y sin ningún riesgo. Tipo IMSERSO. Se dedican a ver monumentos y NO oír las explicaciones del sufrido orador. Y mejor así porque cada uno cuenta la historia según le va. Recuerdo en Estonia que la guía hablaba ante una iglesia diciendo:  “el gran legado e influencias que los rusos nos han dejado, entre ellos la catedral presente“. Al día siguiente contratamos otra guía que nos enseñó el  mismo templo y hablaba en términos de: “la guerra contra los rusos y sus atrocidades contra Estonia, fruto de la cual está esta iglesia“. En fin que si lo que quieren es aprender mejor se compran varios libros de diferentes autores y los lean desde casa. Más barato y más real.

Y por la comida tampoco está justificado: en España se puede comprar cualquier comida de absolutamente todos los  países del mundo y en general con más garantías sanitarias de lo que puedas comer por ahí. Este tipo de turista tampoco disfrutan del contacto de la población autóctona, básicamente porque van del autocar al hotel y del hotel al autocar.

B) Viajes organizados aventureros. Estos critican a los anteriorres por el sedentarismo senil. Contratan un trip en 4×4 y duermen en Jaimas. Para mí que es el más tonto de todos pues se creen que ha vivido una aventura y en realidad es como ir a “Port Aventura” En el fondo con todas las comodidades y seguridad de su pueblo. Se piensan que asisten al folclore auténtico cuando son actores a sueldo. Por lo menos los del IMSERSO saben a lo que van. El contacto nativo es también nulo a menos que le des esquinazo al responsable  y te pierdas a propósito.

C) A tu aire en vehículo própio: entre los que me incluyo son los que van sin horarios ni hoteles reservados, ya sea en coche, moto o bici. De todas formas no se despegan del GPS, ni del teléfono, ni de la tarjeta de crédito. Se meten por donde lo hacen porque saben que de tener un problema en media hora estará la ayuda. Yo mismo reconozco que de tan “machote” que me creo, no me he metido por ningún sitio que no tuviese la absoluta certeza de recuperar mi moto y mi vida. Hay posibilidad de mezcolanza nativa y de ver lo que se quiera cuando se quiera. Somos los que más criticamos al grupo anterior porque ellos sí se creen como nosotros. Como si un pintor de brocha gorda se considerase Miguel Ángel.

D) Mochieros:  Joven que no anda demasiado porque en realidad va en autobuses del país o trenes. Este sí que puede convivir con los nativos pues saluda al pasar. El problema es lo poco que puede ver y sentir en el tiempo que tenga, dada la dependencia del transporte público o su lento caminar. Este critica a todos los demás y razón tiene. Si se quiere conocer un lugar hay que ir a pie se tarde lo que sea.

El caso es que los carrozas de los viajes organizados (el grupo A) critican a estos mochileros, pues van de la misma forma que viven los indigentes sin techo en su ciudad de origen. O sea acarrear lo poco que se tiene, dormir en cualquier sitio y comer lo justo para no gastar. Y que si lo hacen es porque no tienen un duro para ir “como dios manda”. Que eso no son una vacaciones, sino un vagabundeo cutrero.

Y así se cierra el círculo.

La occidentalización: En general todas las vacaciones en el extranjero se hacen para conocer el país que se visita. Sentirlo, verlo, saborearlo en su estado puro. Pero la mera presencia del turista desvirtúa su hábitat natural. Todos queremos la foto auténtica, pero llegar allí y hacerla implica soltar humos por mi escape, lucro en el camarero y ganas de emigrar a Europa en los que nos ven.  Nuestra sola presencia, por discretos que seamos, es ya hiriente al ecosistema virgen. De modo que jamás podemos ver las cosas como son porque ya no son lo que fueron.

Marruecos ha cambiado muchísimo gracias al turismo, lo que provoca que cada vez sea más como Benidorm. A nosotros nos fastidia pues tendremos que ir más lejos para ver “lo auténtico”, olvidando que todos los que hemos ido somos culpables de mutarlo, aportado nuestro grano hacia su despersonalización.

Pero no es menos cierto que ahora ellos tienen carreteras, electricidad, agua corriente, escuelas y sobre todo médicos y sus medicinas. Todo gracias al turismo. ¿Qué es mejor para ellos: una tribu auténtica feliz con una esperanza vital de 50 años y aspiraciones a cabrero; o vivir en un barrio de Rabat extresado, con televisión y aspiraciones de tener un hijo médico?

Pondré más fotos en unos días.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “Sahara, Crónica 11ª. Reflexiones.

  1. Interesantes reflexiones, esa dualidad ente la mala conciencia del occidental y el sentimiento de autenticidad que otorga la aventura. Muy chulo el blog, y las afotos y la amoto. Enhorabuena

  2. Anónimo

    ok buena conclusion . ¿Y qué tal la moto? es fiable una bmw fabricada en Asia. Dicen que en estos viajes uno se encuentra a si mismo

    • Que esté fabricada allí no quiere decir nada. BMW tiene estandartes de calidad, solo se benefician de la barata mano de obra. De momento tiene 27000 km (en un año) y ya se me para cuando la temperatura llega a 35 grados. Así que tiene más buena fama de lo que son realmente. Quizás la Varadero de Honda hubiera sido mejor opción.

      En cuanto a los viajes no te creas. Si no se “encontraron a sí mismos” los conquistadores españoles en América, no voy a encontrar yo nada en mi interior, por muy lejos que ande. Más bien se regresa con la sensación de haber tirado el dinero.

      Saludos,

      • Fernando Barradas Castillo

        Manolo, buenas noches. me debes la cerveza de la ida.
        He estado siguiendo la aventura.
        El que no se encuentre, que se busque en internet, jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: